Red patent leather shoes

by sandrabrava

Image credits ↓
In Xconfessions we are thrilled to feature images from new pioneers of sexual imagery. We are not the owners of all images on this site, and owners are credited where they could be found. If you are an artist who would like to credit their work, or is interested in featuring your work on the XCONFESSIONS site, please email photo@xconfessions.com. If you are the owner or model of this photo, and would like it removed from the site, please also email the above address.

 

Llevaba unos zapatos de charol rojo tan bonitos que tuve que comerle el coño. No fue culpa mía. Aquel material reluciente clamaba de manera impertinente mi atención.
Yo esperaba en la cola del baño de la discoteca. Interminable. Como cualquier cola de baño de mujeres. Me encontraba absorta en mis pensamientos, cuando de repente aquellos piececitos se cruzaron en mi camino. Ante mis ojos vi dos flamantes zapatos rojos de charol. Eran preciosos, como sacados del cuento de El Mago de Oz.
No pude contenerme. Cuando uno de los baños quedó libre, la empujé al interior sin mirarle a la cara. Sin perder de vista aquellos zapatos que me tenían hipnotizada, le arranqué las bragas y empecé a comerle el coño.
Me estremecí nada más con rozar su sexo, suave y depilado como el de una niña. Al tiempo que lamía aquellos labios ya húmedos, metí la mano en mi falda para consolar a los míos… Allá estaba yo: arrodillada con mi cara entre sus piernas, sin dejar que ni una gota de su placer se me escapara. Ya no lamía, devoraba aquel coño que se rendía dócilmente ante mi boca, mientras aquellos zapatos color cereza relucían de manera burlona y altiva bajo mi cuerpo.
Noté sus primeras sacudidas, sus gemidos se hicieron más fuertes y mientras esperaba el estallido final, mi cuerpo se aceleraba al unísono… Mi sonrisa recogió gota a gota su dulce elixir mientras mis dedos se bañaban en mi orgasmo. Me despegué de su cuerpo sólo entonces. Le miré por primera vez a los ojos y ella pareció leerme la mirada. Con una sonrisa burlona deslizó su empeine de charol contra mi coño y me sumergió de nuevo en aquel éxtasis tan maravilloso…
“Perdona, ¿vas a pasar?”, dijo una voz visiblemente molesta. “¿Eh?”, respondí desconcertada. “Que si vas a pasar al baño. Estamos todas esperando”. “Sssí… claro…” De forma autómata me deslicé en uno de aquellos cubículos diminutos sin ni siquiera girarme y, al cerrar la puerta, vi cómo unos zapatitos rojos de charol se colocaban ante ella esperando allí su turno. Eran preciosos, como sacados del cuento de El Mago de Oz…

Read in English

 
Your Comments ↓

2 responses to “Red patent leather shoes”

Leave a Reply